imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen

Península Valdés

En temporada

Es un recorrido de 380 kilómetros. Guía en idioma español e inglés. El recorrido es en asfalto y ripio. La excursión se organiza en función a las condiciones climáticas y distribución de la fauna. Disponible todo el año. Temporada de ballenas: de Junio a Diciembre.

Consiste en la visita al Área Protegida más importante del litoral atlántico argentino.

El primer punto que visitaremos será el Centro de Interpretación Istmo Ameghino, ubicado al ingreso de la reserva de Península Valdés. Desde allí tendremos la posibilidad de observar ambos golfos (Golfo Nuevo y Golfo San José), desde su mirador y una primera noción de las características geográficas de la península: accidentes costeros, Isla de los Pájaros, parte de los trazados de ripio y sus derivaciones.

 

Continuando con el tour, disfrutaremos de la flora y fauna zonal (guanacos, choiques, maras y ovejas entre otros), en su hábitat natural. -

   Uno de los puntos más importantes a visitar es la villa Turística de Puerto Pirámide. Bañada por las brisas matinales proveniente de la costa, la villa se destaca por estar “protegida” y rodeada por un paisaje de características muy particulares. Es un puerto natural y de junio a diciembre es el lugar desde el cual se realizan los avistajes de ballenas embarcado. Durante los meses de verano concurren quienes buscan tranquilidad, excelentes playas, aguas transparentes para el buceo, diversión, naturaleza y fauna en general.

   Luego de visitar Puerto Pirámides, veremos elefantes marinos en Caleta Valdés desde un acantilado, el lugar cuenta con parador, sanitarios, y senderos hacia la costa. Ubicándonos en éste punto, de frente el mar, experimentaremos las sensaciones de grandeza y belleza que representan el océano abierto y su entorno. Seguramente con brisas de aire salado en nuestras caras divisaremos fauna marina y accidentes geográficos conformados por la fuerza de la naturaleza a lo largo del tiempo que nos ofrecerán paisajes difíciles de olvidar por lo imponente del entorno.

Según la época, distribución de fauna costera e inclemencias climáticas, se puede visitar Punta Norte ó Punta Delgada. Este último apostadero, ubicado en el extremo sudeste, posee una vista muy particular que es acompañada por un faro y sus instalaciones. Siendo antiguamente parte de un asentamiento naval, se divisa desde lejos. No cobra ingreso, pero requieren un consumo mínimo. -